Cómo su iglesia aprendió a acoger un ministerio multicultural

Por Mark Hearn , posted Thursday, July 13, 2017 (7 days ago)

DULUTH, Ga. (BP) -- Crecí en un pequeño pueblo escondido en las montañas de Pulaski, Va. Esta hermosa crianza apalache proveyó grandiosos paisajes y maravillosos recuerdos de la niñez. Sin embargo, hizo muy poco para prepararme para ser un líder de ministerio en un contexto cada vez más diverso.

Después de 35 años de ministerio pastoral, me pregunto si algo pudo haberme preparado para la situación en la que me encuentro hoy.

A principios de 2010, mi esposa Glenda y yo nos trasladamos de nuestro vecindario predominantemente monocultural en Indianápolis a nuestra nueva iglesia, Iglesia Bautista First, Duluth, Ga. Esta pintoresca ciudad sureña en las afueras de Atlanta se está diversificando a pasos sorprendentes.

Los residentes de hace largo tiempo pueden recordar cuando Duluth contaba con una sola calle con un único semáforo. Sin embargo, a finales de los '80s e inicios de los '90s, Duluth se volvió una zona residencial popular de las afueras de Atlanta. Profesionales, atletas, directores ejecutivos, y adinerados empresarios construyeron casas enormes, y el estándar de vida se encumbró.

Un colosal evento en 1996 cambió la trayectoria de esta comunidad para la siguiente generación: Atlanta albergó las Olimpiadas. Las naciones llegaron a nuestra ciudad. Los líderes internacionales tuvieron una agradable primera experiencia en el clima templado y la robusta atmósfera económica de los suburbios de Atlanta. Como resultado, gente de una variedad de naciones comenzaron a poblar Duluth en números récords durante los inicios de los 2000.

Cuando nosotros llegamos en 2010, Duluth estaba en camino de convertirse en una de las ciudades más diversas de EE.UU. En el discurso del "estado de la ciudad" de ese año de la alcaldesa, oí una sorprendente estadística que me ha motivado desde entonces.

La alcaldesa Nancy Harris ilustró la naturaleza cambiante de nuestra comunidad con una declaración: "Hay 57 lenguajes que se hablan diariamente en Duluth High School." Anoté esto y emplacé a la alcaldesa después. ¡Seguramente se había equivocado al hablar! No creía que hubiera 57 lenguajes en todo el mundo, mucho menos en nuestra escuela secundaria local.

Dejé ese evento ponderando: "Si la Iglesia Bautista First va a ser relevante en esta comunidad, tenemos que aprender a llevar la verdad cambia vidas del evangelio a 57 diferentes comunidades lingüísticas." Pasé los siguientes seis meses formando una estrategia bíblica que compartí con la iglesia en el mensaje del domingo en la mañana.

Desde ese momento, personas de 41 naciones se han vuelto miembros de nuestra iglesia o compañeros en el ministerio. Ahora ofrecemos nuestros cultos con interpretación en vivo a través de audífonos en español, coreano y árabe (esperamos añadir chino mandarín pronto). Nos unimos con la comunidad y celebramos los feriados internacionales como El Día de Los Tres Reyes Magos, una celebración hispana, en el tiempo de Navidad; el Año Nuevo del este de Asia, para aquellos que observan el calendario lunar; y el Día de la Independencia de India.

Nuestra iglesia está haciendo arreglos para una de las dos celebraciones estadounidenses de la divulgación del nuevo estudio bíblico africano escrito por africanos para africanos para ser distribuido a través del continente y disponible para la gente nacida en África que reside en otras partes del mundo.

Los cambios en nuestra iglesia comenzaron con el establecimiento de ricas relaciones que proveyeron el ímpetu para mostrar cuánto nos interesamos los unos por los otros. Mi amigo y mentor Mark DeYmaz explica que esta es la diferencia entre ser "asimilador" y ser "acogedor."

La mayoría de las iglesias hacen un buen trabajo en la asimilación. Muchas iglesias tienen un puesto de personal dedicado a la asimilación. Las iglesias asimiladoras hacen lo mejor para proveer toda la información necesaria para que tú te vuelvas uno de nosotros, te vuelvas como nosotros y adoptes nuestra cultura.

Acogedor, por otro lado, comienza conmigo queriendo conocer sobre ti. ¿Cómo puedo ayudarte a llegar a ser todo lo que Dios quiere que seas? Dime tus matices culturales y cómo hacer un impacto con el evangelio en tu ambiente cultural.

Recientemente, tuve el privilegio de bautizar a Hwajin Lee, quien llegó a nuestra iglesia a través de las clases de inglés que ofrecemos los miércoles en la noche. Durante un recreo, su instructor me dijo que Lee quería saber cómo hacerse miembro de la iglesia.

Un compañero de clase sirvió como intérprete a la lengua materna de ella, el coreano. Lee me compartió cómo fue criada en un hogar creyente en Corea y había estado asistiendo predominantemente a una iglesia coreana en EE.UU. Sin embargo, desde que comenzó a asistir a la Iglesia Bautista First Duluth, había experimentado un llamado espiritual a ser parte de algo más allá de su cultura y más allá de su lenguaje.

Personas como Lee me recuerdan la tarea espiritual de construir un ministerio que sea relevante a nuestra comunidad local. Después de experimentar las dinámicas espirituales de una iglesia multicultural, nunca deseo regresar a un mundo monocultural. Como Lee compartió conmigo esa noche: "Hay un llamado espiritual a algo más allá de mi zona de comodidad."

La hermosa representación de adoración celestial en Apocalipsis 7:9 debe ser más allá de nuestra zona de comodidad, pero sucede cada semana en nuestra iglesia. Me siento increíblemente bendecido.

Mark Hearn es pastor de la Iglesia Bautista First Duluth, Ga. Él es el autor de "Technicolor: Inspiring Your Church to Embrace Multicultural Ministry" del Grupo Publicador B&H (Tecnicolor: Inspirando a su iglesia a acoger el ministerio multicultural.)
Obtenga los encabezados y las últimas noticias en Twitter , Facebook y en su correo electrónico .
Download Story